martes, 18 de septiembre de 2018

¿Era Fidel Castro realmente martiano?

Durante estas 6 décadas de tiranía continua en Cuba, los cubanos hemos tenido que soportar una y otra vez que se justifique el secuestro del país por un grupúsculo de malnacidos con la excusa de que ellos lo han hecho para cumplir el legado de Martí. Así es, Fidel implantó una dictadura de corte marxista, prohibió las libertades políticas, reprimió y causó el éxodo de millones de cubanos, en cumplimiento de los sueños de Martí.


No voy a entrar a analizar las muchas formas en que el régimen castrista ha traicionado el ideario del apóstol, sólo voy a exponer tres hechos que demuestran que el tirano Fidel fue un vulgar demagogo y oportunista que sólo acudía a Martí cuando era conveniente para sus maquiavélicos planes.


El primer hecho fue la eliminación del término "apóstol" del discurso público. Apóstol fue la palabra usada en Cuba durante más de 6 décadas después de su muerte, para referirse a Martí. A partir de 1975, ese vocablo desapareció de todos los medios de prensa y los libros de texto, pues tenía una connotación religiosa incompatible con la nueva sociedad atea que se había implantado. El dictador comenzó a llamar a Marti "nuestro héroe nacional" en el primer congreso del PCC, y asi se mantuvo oficialmente durante décadas. Sólo recientemente los asalariados oportunistas del régimen han vuelto a usar esa palabra.


El segundo hecho que demuestra que Fidel Castro usó a su conveniencia el ideario martiano y que en el fondo no le importaba la figura de Martí, ocurrió el 28 de enero de 1967. Ese día, en cadena nacional de radio y televisión, Fidel Castro dio un discurso para inaugurar el primer pueblo comunista de Cuba. Un discurso kilométrico donde el tirano hablo de su visión idílica del comunismo y de cómo aquellos pobladores de ese hoy perdido pueblo, serían los más felices y dichosos del universo. Pues bien, en ese discurso no se hizo una sola mención a José Martí, a pesar de ser el “inspirador” de la revolución, a pesar de ser el aniversario de su natalicio y de ser una gran oportunidad para recordarlo pues el discurso del emperador era transmitido por todos los medios al unísono.
 
Aquí el enlace al discurso, en la página oficial del gobierno cubano: http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1967/esp/f280167e.html

El tercer hecho que demuestra la manipulación del legado de Martí lo encontramos en la primera Constitución del régimen, promulgada en 1976. En el artículo 5 de dicha Constitución se plantea que el PCC, "fuerza dirigente superior" de la sociedad cubana, es un partido "marxista leninista". En ningún lugar de esa constitución se menciona a Martí. Y es que la dictadura no necesitaba entonces de Martí, pues tenía a la URSS y sus generosos subsidios. No fue sino hasta el derrumbe de la URSS en 1991 que el oportunista dictador tropical decidió volver a ser martiano, y en una enmienda a la Constitución en 1992 declaro al PCC 'martiano y marxista-leninista".


Aquí el enlace a la Constitución de 1976: http://www.filosofia.org/cod/c1992cub.htm

Usted estimado lector, saque sus propias conclusiones sobre la “inspiración” martiana de esa dictadura totalitaria. 


miércoles, 28 de marzo de 2018

La Canonización del Tirano Fidel



A propósito de la imagen del dictador Fidel que circula en las redes, que presenta al tirano con un aurea mística y religiosa, y con cara de mesías bondadoso, es bueno recordar que ese tirano fue un ateo declarado hasta su muerte. No sólo eso, ese tirano narcisista y arrogante expulsó del país a numerosos religiosos, impuso el ateísmo como política oficial en Cuba durante décadas, y castigó a quienes tenían creencias religiosas. Es por eso que esta transformación de tirano ateo en ícono religioso, demuestra la ridiculez de un régimen oportunista que trata de aferrarse a la imagen del caudillo de cualquier forma. Las manos del tirano, en la pintura, hacen clara referencia a la crucifixión de Cristo, lo que ya es el colmo de la idiotez en ese culto incesante a la personalidad del dictador.




Pero nadie ha de extrañarse de las acciones de una dictadura que haría cualquier cosa para seguir gobernando el país, sin importar el sufrimiento de los cubanos. Muchos recordamos el asombro que causó ver a militares comunistas del régimen entrar a rezar a una iglesia con una vela en la mano. Y es que el oportunismo es una característica intrínseca de ese régimen agotado y obsoleto. Esperen ver más imágenes surrealistas y ridículas como esta, a medida que empeora la situación en Cuba.